El mundo en tus pedales

El mundo en tus pedales

2048 1536 David Casalprim

Por Jordi Miralles

La vuelta el mundo primero se dio en barco, luego en globo y avión. Julio Verne nos dió su testimonio con “la vuelta al mundo en 80 días”. Cuyo protagonista logró la proeza en menos de tres meses usando el tren o el barco como medios de transporte. En la actualidad estos 40.000 km, un avión los recorre en menos de 2 días.

Via Verde de la Terra Alta.

En 2016 el avión solar Impulse II tardó 505 días circundar la Tierra, pero no gastó ni una gota de combustible. A pie se puede recorrer el mundo como hizo entre 2013 y 2016 Nacho Dean caminando 33.000 km pasando por 31 países y 4 continentes.

Y en bicicleta son numerosos los aventureros que cada año inician pedalear alrededor del planeta por el placer de sentir el mundo a pedales. En general, los aventureros que lo han realizado han pedaleado más de 50.000 km y han invertido sobre unos tres años.  Estos ciclistas de media han pedaleado durante más de mil días el equivalente a unos cuarenta kilómetros por día.

Canal du Midi, Francia

Los logros titánicos de estos aventureros son retos posibles gracias a los avances tecnológicos en el mundo del ciclismo. Es esta evolución en componentes y materiales que permite imaginar aventuras ciclistas inéditas que incluso haya libros y webs  sobre el tema.  El New ZealandVolcano Tour o la vuelta a los Países Bajos son dos ejemplos de estas opciones que disponen de un servicio turístico organizado si se quiere.

El año pasado se publicaron dos libros sobre destinos únicos para ir en bicicleta o las mejores rutas del mundo en bicicleta. Cualquiera que haya hecho cicloturismo  ha podido degustar el placer que hay en viajar con un vehículo ligero, pero seguro como es una bicicleta y a la vez con el equipaje indispensable.

El cicloturismo no sólo da sensación de libertad sino que en parte a uno lo endiosa. Andar y realizar rutas a pie de largo recorrido (a través de la red de senderos de gran recorrido que recorren Europa, por ejemplo) también es un placer. Sin embargo, la bicicleta que ni es un vehículo motorizado ni tampoco un peatón debe buscar rutas acordes a sus características. Esto convierte a este medio de locomoción en un estilo de vida mientras máquina y humano están juntos.

Montes Apuseni, Rumania

Con la bicicleta se avanza a la velocidad de las mariposas, sin ruido y sin contaminar como cuando se va a pie; pero el cicloturismo, en realidad aún yendo en solitario es como ir acompañado. Todos los cicloturistas de largo recorrido en solitario acaban bautizando a su bicicleta y dialogan con ella. A veces porqué hay que hacerle ajustes, otras porqué simplemente hay que estar pendiente que todo ruede adecuadamente.

Viajar en bicicleta en tours, circuitos o itinerarios de largo de recorrido requiere de una preparación no sólo física sino también mental y de habilidades mecánicas y de supervivencia básica. Cómo imagen, el pedaleo alrededor del planeta es entusiasmante.

Pedalear  por el valle del Ebro si uno se encuentra con un día con el Cierzo en contra será como degustar lo que sentiría a pequeña escala atravesar  la Pampa argentina con los vendavales que azotan a veces esta región.

Erg Chebi, Marruecos

La bicicleta vive un momento de gloria, ha pasado más de un siglo desde su invención, pero esta máquina verde, simple pero a la vez perfecta por nacimiento, ha adquirido esbeltez  y madurez. No ha perdido su alma y sigue siendo en esencia un vehículo a la medida del ser humano. Incluso para los amantes del ciclismo clásico. Hay opciones para pedalear durante unos días con todo el glamour que nos ha legado la bicicleta a lo largo de la historia.

En cualquier caso, en Espaibici llevan lustros asesorando a viajeros en bicicleta de largo recorrido y facilitando bicicletas hechas a mano adaptadas a la aventura de quien la va a realizar. Es un lujo pues contar con una tienda capaz de dar este servicio de excelencia.

A día de hoy cualquiera puede  imaginar su  pequeña aventura de cicloturismo ya sea de unas semanas o gran aventura de meses y años. En cualquiera de estas opciones Espaibici ofrece asesoramiento para afrontar cualquier aventura ciclista según nuestras preferencias.

En internet uno puede encontrar múltiples «aventuras ciclistas». El catálogo es extenso y para todos los gustos  con opciones inéditas que invitan ponerse a pedalear sin más.

Laponia Finlandesa

El cicloturismo es pues una especialidad única para gozar de los grandes espacios, para sentir la naturaleza en toda su magnitud. Una forma de viajar de baja huella ecológica. Y en cualquier caso, recordar que si bien a día de hoy el avión nos ha puesto el mundo a nuestros pies también se puede pedalear a escala regional.

No debemos olvidar que sólo en España podemos pasar las vacaciones de toda una  vida pedaleando sus regiones y recónditos lugares de encanto y gozando igualmente de paisajes y gentes que maravillan.

Y es que aunque uno no pueda más que de vez en cuando recorrer los fines de semana alguna Vía Verde o cualquier que otra pequeña  rutas, en realidad uno ya tiene el mundo entre sus pedales. Al fin y al cabo, como demuestra la física cuántica lo pequeño no es más que un fractal del Universo.