El arte de las ruedas

El arte de las ruedas

El arte de las ruedas 1026 770 David Casalprim

Una de las partes más importantes de una bicicleta de viajes a parte de un buen cuadro, son las ruedas. Aquí nos relata su experiencia acerca de las ruedas indestructibles que ha utilizado en su último viaje.

Gerard Castellà, nuestro colaborador, conoce bien lo importante que son las ruedas. En su currículum cicloviajero aparecen hasta tres llantas demolidas en diferentes puntos del planeta.

Este relato nos llega tras interrumpir su periplo asiático antes de lo planificado por culpa de la pandemia global del Covid-19.

Viajar en bicicleta es sinónimo de aventuras. De repente, nuestra mente despega hacia las salvajes montañas del Himalaya, remotos lagos de Kirguistáno paisajes indomables de América latina.

Sin embargo, en algunas ocasiones esas aventuras no son de color de rosa y nos toca coger el toro por los cuernos, especialmente cuando surgen problemas inesperados.

Pedaleando por sendas hostiles

El hostil valle del Omo, en Etiopía. El fértil centro de Malawi. O los gélidos altiplanos del Tíbet oriental. Tres lugares donde los dioses del más allá escucharon de muy cerca mis blasfemias tras haber partido la llanta trasera.

Cuando uno es consciente de que nadie te va a sacar de tal marrón en esos culos de mundo, te las apañas tirando del manual de buscavidas. Aunque a veces el arreglo, sea a la africana: es decir, un parche tras otro parche que no funciona.

Las soluciones in promptu suelen agujerear más de lo esperado el bolsillo del cicloviajero, ya bastante mísero de fábrica.

Es así de fácil: lo tomas o lo dejas. Y dejarlo significa renunciar a esos días de vacaciones tan anhelados o a los circenses malabarismos entre compromisos familiares y obligaciones laborables.

Más allá de la mecánica, la rodadura

Por esta razón, creo firmemente que el éxito en la parte mecánica de un viaje pasa por hacer los deberes en casa y partir con unas ruedas montadas a la carta por un profesional experimentado.

Quizás no es la opción más económica a corto plazo, pero sí lo será a medio y a largo plazo. Es importante entender ese gasto como una inversión: de recursos económicos, de tiempo, y de evitar más cabellos blancos.

David Casalprim, mi amigo y mecánico de confianza, estaba harto de recibir mis correos electrónicos con mensajes de SOS cada año.

Como cliente, entono el mea culpa: soy un torracollons. Con la mirada puesta en el viaje de un año por Asia, no quería sorpresas. “David, necesito la rueda más fuerte que hayas montado jamás. No me importa su peso”.

Las consignas eran claras: unas ruedas para ir rápido por pistas duras, de piedras, que aguanten lo inaguantable, a pesar de viajar bastante ligero.

Las mejores ruedas posibles

Tras varios días divagando entre especificaciones y tecnicidades que a mí se me escapaban, dimos con ellas.

Unas Ryde Andra 321 de 19mm de ancho interno, de 36 radios Sapim Strong de 2.3 en el codo y 2 mm en el tiro, con bujes Bitex de diez cojinetes autosellados (4 en el buje delantero y 6 en el trasero).

Pero si una cosa es el material, la otra el montaje y por tanto, para mi, además de las ruedas precisaba que fueran montadas en Espaibici, obviamente.

Gerard Castellà (derecha) junto a David de Espaibici a la izquierda.

No existen las ruedas perfectas, pero estas que os he detallado son lo más cercano a la excelencia que he conocido.

Han aguantado nueve meses de viaje y 14.000 kilómetros de continua batalla, con nulo mantenimiento, sin siquiera un radio roto o unos milímetros descentrados.

Han soportado estoicamente las embestidas en las montañas del Pamir de Tayikistán y el Tian Shan de Kirguistán.

Han estado a la altura durante la travesía integral del Himalaya, pasando por India, Nepal y Bután, aparte de surcar con soltura por las rampas inhumanas del norte de Tailandia y el norte de Laos.

Epílogo

El otro día, ya desde casa, llamé a David para agradecerle su trabajode orfebrería. Y, a continuación, le pedí que me gustaría montar unas llantas tan robustas como éstas pero que permitan montar un neumático más ancho.

– ¡Lo siento, David, soy hombre de costumbres!.

Si deseas saber más sobre los viajes cicloturistas de Gerard Castellà, puedes consultar su blog o también los canales de Instagram @gerard.castella y el hashtag #acopdepedal.