24 Horas, la crónica.

24 Horas, la crónica.

24 Horas, la crónica. 150 150 admin

Duro, muy duro, pero divertido. La verdad es que después de tanto sufrimiento las 24 horas han sido como una fiesta. Como ya se sabe esta prueba consiste en dar vueltas a un circuito de menos de 4 kilómetros durante 24 horas y el que da más vueltas gana.

Para poder descansar, comer, repara las bicis, hacer los relevos de los equipos, etc… la organización habilitó una zona de Boxes, podríamos decir que esta zona era donde se vivía realmente la carrera.
Como hubo más corredores de los esperados tuvimos que compartir nuestro box con un personaje de cuidado, el Gran Domi de Galvezspot. A parte de esta celebridad coincidimos con muchos amigos que se apuntaron a este evento.

Por nuestra parte decir que no podiamos tener mejores representantes.

Carles completó 136 vueltas, cosa que significa 525,44 km a una velocidad media de 21,50 acabando en sexta posición.

Cesar y Vicens no tuvieron rival, fueron el único tándem de la competición. Sus resultados fueron; 83 vueltas, 314 kilómetros a una velocidad de 13,16 km/h acabando primeros de sus categoría y 80 de la general de 85 equipos que corrieron.

Hay que felicitar a nuestros héroes por haber sido capaces de aguantar 24 horas rodando sin apenas parar, poca gente es capaz de aguantar este ritmo. Carles se lo trabajó todo solito en cambio Cesar y Vicens cambiaron de posición a las 12 horas, el que iba delante se puso a tras y el que iba atrás se quería ir pero al final lo engañamos otra vez.

Por nuestra parte, nos ha gustado ver que nuestras bicis son capaces de aguantar un tute de esta magnitud.

Nos gustaría destacar algunos detalles de las bicis que se han utilizado, la Fetamà de carretera y el tándem Hase Pino del Proyecto Liliana.

De la Fetamà decir que está montada con un cuadro de carbono, grupo Shimano Ultegra, bielas Agilis y platos q-ring de Rotor, y ruedas montadas a mano por nosotros mismos con bujes Ed-co, radios sapin CX-ray y aros Mavic open Pro.

Y del tándem destacar que corrió con un buje Rohloff y un sistema de pedalier Rotor que evita el punto muerto del pedaleo para cada ciclista.